ENVÍOS 24/48 HORAS A PENÍNSULA Y BALEARES | ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 60€

Vendaje funcional

El vendaje funcional hace referencia a la utilización de un tipo de vendas (inelásticas y elásticas) que se adhieren a la piel de una articulación o un miembro. 

Las vendas elásticas en solitario no ofrecen soporte pero proporcionan una excelente compresión durante las fases agudas de las lesiones. Las vendas inelásticas, el tape, si se aplican correctamente pueden proporcionar soporte y compresión. 

El vendaje funcional se aplica cuando con el vendaje se limita un movimiento articular, generalmente el lesionado, doloroso, o aquél que se quiera proteger. Se hace siempre permitiendo el resto de los movimiento de la articulación afectada. 

Existen 3 modalidades dentro de los vendajes funcionales:

  • Inmovilización: Con este tipo de vendaje funcional se anula el movimiento doloroso y se utiliza tape. Se coloca antes de la práctica deportiva o de la sesión de reeducación y se retira inmediatamente después. 
  • Contención: Es la modalidad que menos se utiliza porque con este vendaje funcional se pretende limitar el movimiento que produce dolor.  El material utilizado son vendas elásticas pura (crepé), vendas cohesivas y vendas elásticas adhesivas. Principalmente se utiliza para el tratamiento de lesiones y problemas vasculares. 
  • Mixta: Esta es la modalidad más usada puesto que combina las dos técnicas anteriores. Este vendaje funcional anula un movimiento y limita el resto. Es una técnica clínica y deportiva. 

El vendaje funcional persigue 3 objetivos principales: 

  • Prevenir lesiones, disminuyendo la frecuencia o la severidad de la lesión.
  • Tratar las lesiones, proporcionando la protección necesaria a las estructuras lesionadas tanto en la fase temprana como en la fase tardía de la misma. 
  • Retornar la actividad, reduciendo el riesgo de sufrir una nueva lesión, pudiendo retornar lo más temprano posible a la práctica deportiva o a realizar las actividades del día a día y protegiendo a las estructuras lesionadas.  

Las lesiones susceptibles de ser tratadas mediante la técnica del vendaje funcional son las siguientes: 

  • Esguinces grado 1 y 2. 
  • Debilidad de los ligamentosa.
  • Rotura de fibras musculares grado 1 y 2.
  • Distensiones musculares. 
  • Fisuras de huesos largos y costales.
  • Tendinitis.
  • Rehabilitación tras una inmovilización con escayola. 

Existen situaciones donde no está indicada la técnica del vendaje funcional:

  • Cuando se requieran más valoraciones para determinar el alcance de la lesión.
  • Ante edemas agudos o edemas que aparecen con actividad ligera.
  • Tras la aplicación de frío puesto que el vendaje no se adhiere bien en la piel fria. 
  • Cuando en la piel de la zona a vendar aparezcan irritaciones o heridas importantes. 

Las ventajas proporciona un vendaje funcional son la mejora de la propiocepción de la zona vendada favoreciendo la prevención de la lesión. Favorece la curación, lo que acorta la duración del proceso. Y por último, disminuye los efectos secundarios de una inmovilización total. 

El vendaje funcional permite la movilidad articular en un área libre de dolor. Esto facilita que esa zona mantenga un adecuado metabolismo, aportando nutrientes y eliminando productos de desecho. El efecto de bombeo muscular también contribuye a la reabsorción de hematomas.

Desde el punto de vista psicológico un vendaje funcional logra que se mantenga un grado de movilidad en la zona lesionada. Permite la casi totalidad de sus actividades habituales. La actitud y la sensación por parte de la persona va a ser mucho más positivas lo que va a acelerar el proceso de curación.

Con todo ello, el vendaje funcional va a acelerar la reinserción a las actividades cotidianas, tanto laborales como deportivas.

Marcas
Carrito de la compra
No hay productos en el carrito!
Seguir Comprando
Lista de Deseos 0