ENVÍOS 24/48 HORAS A PENÍNSULA Y BALEARES | ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 60€
Fisioterapia

Electroestimulación TENS y EMS: ¿Cuáles son las diferencias?

Electroestimulación TENS y EMS: ¿Cuáles son las diferencias?

Hoy damos la bienvenida a un nuevo artículo en el catálogo de Cuidebur: el K-Life Patch, un dispositivo de estimulación transcutánea (a través de la piel) por corriente, destinado al tratamiento del dolor sin medicación y sin cables.

Se trata de un producto totalmente nuevo en España (del que Cuidebur tiene la venta exclusiva), pero es número 1 en ventas del sector en Estados Unidos.

TENS y EMS

El K-Life Patch cuenta con tres modos de corriente TENS para alivio del dolor y dos de corriente EMS para el fortalecimiento, recuperación y rehabilitación de la musculatura.

Y aprovechando el lanzamiento de este producto revolucionario en temas de electroterapia fisioterapéutica, os traemos un post muy interesante en el que analizamos las diferencias entre la electroestimulación de tipo TENS y la electroestimulación de tipo EMS.

¿Qué es TENS y EMS y cómo funcionan?

TENS (Transcutaneus Electrical Nervious Simulation, o lo que es lo mismo, Estimulación Eléctrica Nerviosa Transcutánea), es una técnica utilizada para trabajar el nervio a partir de una carga de impulsos eléctricos de baja intensidad a través de la piel que ayudan a reducir o, incluso, eliminar el dolor.

Este tipo de electroestimulación envía información sensitiva agradable al cerebro creando una sensación similar a un cosquilleo en la piel.

La electroestimulación TENS está enfocada al tratamiento del dolor a través de impulsos eléctricos que fomentan la estimulación de diferentes terminaciones nerviosas del músculo produciendo endorfinas, que actúan como analgésico natural y alivian el dolor de manera orgánica.

Los sistemas TENS son aconsejables en los siguientes casos:

  • Dolor agudo o crónico.
  • Dolor y recuperación tras una intervención quirúrgica.
  • Dolor en la cicatrización de una herida.
  • Lesión deportiva.
  • Migrañas o cefaleas tensionales.
  • Artritis, tendinitis o bursitis.

EMS (Electroestimulación Muscular) es una técnica consistente en la utilización de un impulso eléctrico que provoca una contracción muscular, generando sobre el músculo una mejora física y una mayor tonificación de la zona.

La electroestimulación EMS tiene como objetivo facilitar la recuperación o rehabilitación de un músculo a partir de contracciones y conseguir así restablecer la funcionalidad muscular y la estabilización de las articulaciones.

Los sistemas EMS son aconsejables en los siguientes casos:

  • Contracturas musculares.
  • Atrofia muscular a causa de un periodo de inactividad.
  • Rehabilitación para pérdida de la movilidad funcional.
  • Disfunción en la circulación sanguínea.
  • Prevención de trombosis tras una intervención quirúrgica.
  • Tonificación y trabajo de la fuerza y la resistencia muscular.

Ventajas de la electroestimulación por TENS y EMS

La utilización de electroestimuladores por TENS y EMS trae consigo numerosos beneficios encaminados a la mejora de la salud física y a la consecución de resultados estéticos y deportivos.

Alivio del dolor

Es un hecho probado que, gracias a los impulsos eléctricos enviados a la parte del cuerpo afectada, se reduce, e incluso, se llega a eliminar el dolor de dicha zona. Sin embargo, el secreto para sacar el máximo partido a esta técnica es configurar correctamente la intensidad eléctrica recomendada para cada dolencia.

Lo más interesante de la electroestimulación es que bloquea las señales de dolor que emite el cerebro hacia la zona afectada. Al producir descargas eléctricas que simulan una contracción muscular voluntaria, se consigue que los músculos trabajen sin necesidad de que la persona realice el movimiento y evitar así, sufrir el dolor que le supondría realizar esa contracción sin ayuda del dispositivo.

Se ha demostrado que estos sistemas son muy eficaces en la reducción del dolor espinal, de migrañas y de piernas, brazos y muñecas.

Tratamiento de enfermedades

Además del alivio del dolor, la electroestimulación es muy eficaz para el tratamiento de numerosas enfermedades como la diabetes, las cefaleas, las migrañas, la fibromialgia, las inflamaciones musculares, la neuropatía, el síndrome de las piernas inquietas y el desorden nervioso.

Consejos para una correcta utilización

Aunque, como hemos visto, ambos tipos de electroestimulación ofrecen numerosas ventajas, también debemos tener en cuenta que, como todo, tienen ciertas contraindicaciones o riesgos que debemos contemplar si queremos llevar a cabo esta clase de tratamiento de la forma más segura posible.

  • Por un lado, no está indicado para las mujeres embarazadas o para las personas con implantes de dispositivos eléctricos en el organismo, como, por ejemplo, los marcapasos.
  • Por otro lado, hay que tener especial cuidado en la colocación de los electrodos adhesivos para que sean lo más eficaces posible y no ponerlos nunca en zonas del cuerpo en las que pueden ser perjudiciales como las heridas, la columna vertebral o el cuello.

Diferencias entre la electroestimulación TENS y la electroestimulación EMS

Y, para terminar, una curiosidad: ¿sabías que ya en la Antigua Roma utilizaban las descargas eléctricas que generaban determinadas especies de peces para tratar dolores musculares y rehabilitar el estado físico tras una lesión?

Esperemos que este post te haya sido de utilidad y no dudes en ponerte en contacto con nosotros si tienes alguna duda sobre cualquiera de nuestros productos.

Deja tu comentario aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Marcas
Carrito de la compra
No hay productos en el carrito!
Seguir Comprando
Lista de Deseos 0